lunes, 21 de mayo de 2012

Persiguiendo la llama olímpica


Agarrados a una idéntica voluntad luchadora, dos atletas -como tantos otros- persiguen la llama olímpica a zancada limpia. Sólo que me refiero a dos referentes, uno mundial, otro nacional. A ambos les derrotó su disciplina, el maratón; no obstante, no se rinden. Apuran con sus armas las últimas opciones de estar en Londres. Son dos veteranos y si han de ceder lo harán con las zapatillas puestas.  


Meses atrás ya hablé de Haile Gebrselassie. Ameritado por demás su 
Príncipe de Asturias de los Deportes: doble campeón olímpico, cuádruple campeón mundial... Un ídolo, global y de un servidor. Dominó el atletismo de fondo durante años. Pero llega el día en que los ídolos también caen, principalmente víctimas de sus propias expectativas. Conmocionó su anuncio de retirada en 2010, pronto autorechazada. Camino a Londres, los 42.195 metros le volvieron la espalda. A sus 39 años aún tiene una última baza: los 10 kilómetros. Allí donde ganó en Atlanta 1996 y Sidney 2000. En su extensa singladura, ayer regaló una exhibición en Manchester sobre la misma distancia. Lección de amor propio.

Si hablamos de amor propio, Chema Martínez ocupa un lugar especial. El madrileño es uno de los grandes exponentes del atletismo español de larga distancia. Durante años Europa le vio triunfar. Hoy, a los 40, apura sus postreras opciones para despedirse de la moderna "Olimpia". Perdió su gran oportunidad vencido por el maratón. Pero Chema no se rinde. Nunca lo hizo y no se espera que lo haga. Al igual que "Gebre" planteó la meta del 10.000, su antiguo campo de éxitos. La mínima clasificatoria establece un duro criterio de selección: 27'45"
. Sabida la dificultad, sabida su fe, quién duda que lo intentará hasta el final. A otro nivel también ayer ganó una prueba de 10 km, casualidades de la vida. Fue la Carrera Liberty, que, rincón autopromocional, tuve a bien conocer. Popular como pocos, el madrileño es todo un ejemplo de raza. Verle correr lo prueba.

Haile y Chema, como quizá otros anónimos, representan una manera de sentir el olimpismo y la vida: luchar a zancada limpia. Londres bien lo vale.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada


Translate to your language
| | | | | | | | |

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hosted Desktops