lunes, 6 de febrero de 2012

Una decisión cobarde


Quería hablar hoy de lo que supone vivir la Superbowl en los entretelas de la noche madrileña, pero no puedo. No quiero. Debo posponer esta experiencia porque Alberto Contador ha amanecido con una sanción por su positivo en el pasado Tour de Francia 2010. Un castigo de dos años que supone la pérdida de esa misma carrera y del Giro 2011, entre otros logros conseguidos en la carretera. Y le impide, de paso, competir antes del 6 de agosto. Ni Juegos Olímpicos, ni Grande Boucle.

¿Por qué? Pregúntenle a la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) y a la Unión Ciclista Internacional (UCI), empeñados en castigar al madrileño por el positivo del 21 de julio. E
l Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) reconoce en su sentencia la  'no presencia de indicios de dopaje' y la no relevancia de esa cantidad en su rendimiento. La sanción se apoya en la ridícula cantidad de 25 picogramos de clembuterol; esto son 0,000000000025 gramos. Un hecho que hace cuestionar el sistema actual antidopaje.

¿Cómo existe la opción de castigar a quien se reconoce no tuvo voluntad dopante? Qué ejercicio de irresponsabilidad el pretender defender el ciclismo criminalizando a sus verdaderos protagonistas. Este caso pone de manifiesto -de nuevo- la ineptitud de los organismos gerentes del mundo ciclista. La UCI, la AMA y hasta la TIA -sí me lo permiten- han vuelto a demostrar su cobardía en la toma de decisiones. La falta de arrestos para hacer frente a las presiones internacionales por una posible absolución a Alberto Contador reconocida su no intencionalidad.

Yo me pregunto qué protección tiene el ciclista en materia dopante. Ya lo dijo el malogrado Xavi Tondo (quien ayudó a desarticular una red de tráfico de sustancias, que no se olvide): 'tengo miedo de consumir un producto contaminado y dar positivo'. Se me plantean dos opciones: o hacemos de la UCI una sociedad de catadores gastronómicos o flexibilizamos la norma. No existe manera humana de controlar todo. Un catador en el hotel, otro en el avituallamiento... Porque un detalle ridículo puede 'arruinar no sólo mi vida deportiva sino mi credibilidad como persona
', acertó a decir Xavi. Qué razón tenía.

Y otra pregunta en el aire: si se sabía -porque era lo esperado- que Alberto Contador sería sancionado, por qué se le ha tenido en vilo, compitiendo y esperando desde el primer día. ¿Se responsabiliza la UCI de este tiempo de tensión física y mental? ¿Se responsabiliza acaso de un posible accidente en una de esas carreras que ahora le anulan? ¿Qué hubiera ocurrido entonces? Como mucho una comparecencia pública del hombre de paja que es el presidente de la UCI, Pat McQuaid para lametar lo sucedido. Como hoy. 'Un día triste para el ciclismo', ha manifestado. De polígrafo.

Alberto Contador volverá en agosto y muy posiblemente ganará en agosto. Como ya lo ha hecho Alejandro Valverde en su primera carrera tras su regreso. Por cierto, el murciano de Movistar convicto de un delito que nunca cometió. Condenados ambos a una mancha perenne en su honor. La UCI se esfuerza en llevar al ciclismo a la UCI. Quizá sea lo único que haga bien. Eso y el Tour de Beijing, esa magna carrera del circuito Pro-Tour
.
Fotografía: Reuters/abc.es

1 comentarios:

JAVI dijo...

Ganan los malos, no hay justicia amigo, algo falla... esto se ha muerto.
Un abrazo figura

Publicar un comentario


Translate to your language
| | | | | | | | |

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hosted Desktops