jueves, 12 de julio de 2012

En las entrañas del ciclismo amateur

Miguel González, ganador de la Vuelta a Carabanchel 2012 / Real Velo Club Portillo
Llegan voces de alarma desde el ciclismo de base. No son nuevas en tiempo ni diferentes a las de categoría profesional. Su singularidad es la falta de difusión. Responsabilidad no sólo de la economía, que es actor principal del frenazo a la cantera. A la crisis deben añadirse el descrédito -ora justo, ora injusto- que sufre este deporte y lo sacrificado de su práctica. Sería fácil decir que nadie hace nada al respecto, pero sería falso. Por detrás de una fama que no llega, existe un trabajo abnegado, muchas veces altruista, en pos de las categorías inferiores. La entrada de hoy rinde justicia a quienes se afanan por mantenerlas activas. Sobre ello se sustenta este caso, representativo por adentrarse en las entrañas mismas del ciclismo amateur.

Hace unos meses presenté la aventura institucional del Real Velo Club Portillo. Recupero aquella entrada para tratar un nuevo escenario. Este club organiza cada mes de junio la Vuelta a Carabanchel de categoría élite-sub 23. En 2012, la prueba, tradicional en el calendario, se ha visto en serio peligro hasta última hora. El presidente del equipo, Antonio López, ha vuelto a atender la llamada de esta página para explicar la organización y la situación de un evento como el del pasado día 24:

"Hoy en día es casi una quimera poder organizar una carrera por diferentes motivos además del económico. Cada vez que nos ponemos en marcha tenemos que contar con el apoyo incondicional de la Junta de distrito, después con el beneplácito de policia municipal y después rezar para poder tener las vallas a tiempo y Samur"

La de Carabanchel es una de las pocas vueltas que resisten en Madrid. Su peso histórico hace de ella elemento clave para la Junta local: "En este caso la Junta de Distrito no sólo apoya sino que corre con el gasto de la carrera. Esto es porque nuestra prueba está encuadrada dentro de la quincena del deporte que organiza el distrito de Carabanchel, en la cual llevamos ya varios añosAl final siempre contamos con todo, pero supone un gran estrés que sólo se ve compensado en cuanto se da el inicio". 

Sin patrocinadores privados presentes, la supervivencia de la cita se apoya en la relación entre la administración y el club: "Efectivamente no disponemos de sponsors privados interesados en la competición. Todo depende de la Junta de Distrito. La complicidad que tenemos con los responsables del polideportivo de La Mina es absoluta y a ellos agradecemos cada año su apoyo para sacar a buen fin esta carrera".

Corte de cinta de la Vuelta a Carabanchel 2012 / Real Velo Club Portillo
Dentro del proyecto, el Real Velo Club Portillo optó recientemente por elevarlo de categoría. Esta edición se ha convertido en Campeonato de Madrid Sub 23. Subir el nivel cuando peor lo pasa el deporte. Un riesgo, pero toda una declaración de intenciones: "Siempre queremos dar valor añadido a nuestra prueba. En el calendario de la Federación es ya una cita clásica y afortunadamente muchos equipos la tienen en mente. Este año sugerimos a la Federación esa posibilidad y recibimos también el apoyo por su parte para ello".

"Estamos muy contentos con la participación. En la salida había un total de 138 ciclistas -99 clasificados finales-. Creo que ha sido la de mayor afluencia de la temporada hasta el momento"

Otra cuestión es el respaldo popular. Tiempo atrás la vuelta de un día modificó su recorrido, pasando del tradicional a una alternativa novedosa en planteamiento. Para Antonio "el nuevo circuito es bastante distinto al antiguo de la calle General Ricardos. Echamos un poco de menos aquel; era mucho más cercano. La apuesta de Vía Lusitana fue arriesgada pero creo que ha resultado positiva al ubicarse en un entorno de urbanizaciones con gente joven que en cualquier momento se acerca para seguir el desarrollo de la competición".

El Velo, como tantos otros equipos lucha por mantener su presencia en el circuito ciclista aficionado, tan amenazado por la crisis como necesitado de ayuda. En esta línea, "cada organizador tratamos de dar nuestro sello personal a las carreras. Llevamos muchos años organizándola y luchamos cada edición porque económicamente se pueda llevar a cabo. Que siga resultando atractiva para los corredores".

"En estos momentos de falta de esponsorización es muy difícil vaticinar el futuro del ciclismo", plantea sobre el devenir amateur. "Lo que ocurre es que siempre estamos ahí para que, aunque nos cueste algo de dinero a las arcas del club, podamos ofrecer la prueba a los equipos. Cada temporada comenzamos pensando que va a ser imposible sacarla adelante, pero al final siempre nos preguntamos ¿cómo no va a poder hacerse?" Cuestión, en suma, de dedicación, economía y valor, una apuesta nada fácil para una institución como el Real Velo Club Portillo. Cuestión de reconocimiento por nuestra parte.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada


Translate to your language
| | | | | | | | |

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hosted Desktops