jueves, 1 de marzo de 2012

No al cierre de Teledeporte


Como periodista, un ejercicio de autocrítica. Abusamos de términos como alarma o peligro. Quizá por el relieve del que dotan a un titular. Quizá por esa tendencia tan española de hacer de un grano informativo, una montaña noticiosa. Proceda o no, mientras venda... La reiteración de estos y otros conceptos conlleva la pérdida -parcial- de su verdadero sentido. En la confusión de su uso gratuito, "alarma" sólo a veces cumple lo que anuncia. Uno de estos casos es el que vive el canal Teledeporte. Y de su mano, el deporte minoritario. Radio Televisión Española (RTVE) se plantea cerrar su cadena deportiva de 24 horas. La crisis, las deficitarias cuentas del ente público y los recortes de 204 millones de euros a su presupuesto amenazan al principal medio de difusión del deporte en España. Una alarma que se cierne directamente sobre aquellas disciplinas sin respaldo mediático. Que son casi todas, dicho sea de paso.

Teledeporte -o su dirección, para ser más exactos- ha recibido numerosas críticas por las decisiones tomadas a la hora de elegir contenidos. Un exceso de tenis para muchos; un déficit de variedad para otros. Críticas, en muchos casos, justificadas. Como justificados deben ser los reconocimientos al canal, injustamente silenciados en ocasiones. Porque Teledeporte, con sus fallos, es el principal y casi único bastión de muchos deportes en la parrilla televisiva. Sirva fijar la atención sobre su oferta de contenidos. En el abanico de 48 horas entre ayer y hoy se han alternado atletismo, ciclismo, rugby, balonmano, baloncesto y olimpismo-paraolimpiadas. Una variedad que no encuentra parangón en ningún otro canal en abierto. Menos aún en informativos, al arbitrio del deporte que da título y sentido a esta página.

Sabida es la deuda económica de RTVE. Innegable que uno de los culpables es la subasta pública en que se han convertido los derechos de emisión de ciertas competiciones. Pero cabe preguntarse si renunciar a un servicio público como es -o como entiendo- Teledeporte es la solución. Quizá antes haya que bucear en las abisales cuentas del ente. Series de costosa producción, sueldos inflados entre los directivos y contratos de presentadores o colaboradores impropios de la actual situación. O incluso replantearse la viabilidad de Teledeporte en un modelo menos ambicioso y más centrado en la difusión de deportes minoritarios. Se perdería audiencia, se perdería incluso prestigio, pero todo antes de la muerte. La defensa del servicio público, aunque sea minimizado, debe imperar.

Las televisiones generalistas se sirven, en lo deportivo, de fútbol e ídolos. Y decir ídolos no es decir deportes. El motor televisivo es Fernando Alonso y los campeones españoles de motociclismo. El baloncesto se limita a los "ÑBA" y alguna gran jugada de la liga ACB, sin cabida a sus resultados. Tenis o ciclismo son otros dos ejemplos a los que todos podemos asociar nombres. Pero detrás del respaldo a los deportistas referentes está la nada. Injusto, pero real. España colecciona medallas en esa nada mediática que surge del balonmano, judo, hockey, waterpolo, vela, entre decenas de otros honrosos representantes. Sin retransmisiones en abierto más allá de Teledeporte, sus únicas menciones, cruelmente breves, se dan en caso de triunfo. O de morbo, aunque esas no suelen ser tan breves, por desgracia.

El vacío mediático no sólo se nota en el presente, por el visible desconocimiento popular. Si no lo remediamos, se notará en el futuro. Los niños de hoy necesitan una plataforma de acceso a nuevos deportes. Actualmente la oferta de actividades deportivas escolares está reducida a unas pocas disciplinas. Si a estas limitaciones de logística de los centros (carencias materiales, espaciales y económicas) sumamos la falta del apoyo televisivo en abierto -hoy labor casi exclusiva de Teledeporte- se abre un futuro muy oscuro para el mundo polideportivo. 

En un año regido en lo deportivo por los Juegos Olímpicos, aún persiste un pequeño espacio para la "cara b" del deporte español. Las más que notables aspiraciones a medallas en varias disciplinas abre el abanico mediático a estos frentes. Pero los Juegos acabarán el 12 de agosto. El consiguiente lunes 13 dará comienzo a una resaca polideportiva que, sin el respaldo de Teledeporte, se aventura(ría) peligrosa. Por responsabilidad social y por el buen futuro del deporte español, #NoalcierredeTDP.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada


Translate to your language
| | | | | | | | |

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hosted Desktops