martes, 11 de octubre de 2011

Rugby rico, Rugby pobre

Entramos en la fase decisiva del Mundial de Rugby. Llegan las semifinales: Francia-Gales y Nueva Zelanda-Australia. Desde los cruces de cuartos los dos lados del cuadro se han convertido en dos confrontaciones hemisféricas. Por arriba un pequeño Seis Naciones entre los cuatro mejores equipos de Europa. Por abajo, los tres del sur más Argentina, que se incorporará al Tres Naciones en 2012. Grandes espectáculos, estadios llenos y audiencias mundiales en la tercera competición deportiva más seguida por televisión.

Y entre tanto la Selección Española de Rugby disputó el pasado sábado en Madrid un partido amistoso contra el equipo b del Biarritz, uno de los principales del Top14 (liga francesa),  aunque este año hayan comenzado mal. Entrada gratuita; por la cara, eso que tanto nos gusta en España. Ganamos, sí, pero me quedo con otra idea. En las gradas, como mucho, 1000 personas. ¿Dónde está el fallo? En la difusión, o mejor dicho,  en la no difusión de este encuentro.

Yo, consumidor del 90% de los partidos del Mundial de Rugby sólo escuché en ellos una mención velada al partido de España. De medios generalistas ni hablamos; en los deportivos la información no fue precisamente destacada. Sólo el amante del rugby encontró los datos precisos. Pero, y el público generalista potencialmente interesado: ¿qué hace, dónde busca?  El problema no es la afición a este deporte, pues en otros partidos de España –cuando se han anunciado- se han congregado hasta 9.000 personas en Madrid. El problema es la difusión. Somos un rugby pobre, y mientras no haya un interés mediático en mejorar no lo superaremos. Eso sí, en la crítica cruel ante la derrota sí somos ricos.

3 comentarios:

JAVI dijo...

Ya me gustaría a mí que hubiera más seguimiento de este deporte, y que fuera fácil verlo en televisión... Es una lástima, siempre he creído en los valores de este deporte, pues lo jugué durante algunos años, y ahora más que nunca creo que vienen al pelo.
Un abrazo fuerte Miguel

Miguel Fernández Molina dijo...

Por desgracia los valores de honestidad y respeto que imperan en el rugby -aunque últimamente menos, en verdad- no son los que se dan en el día a día. Más allá de un deporte de 80 minutos por partido, tiene unos principios que vendrían muy bien para la sociedad actual. Gracias por tu comentario Javi. Un abrazo

Miguel Fernández Molina dijo...

Perdonad el fallo que hubo en esta entrada a lo largo de la noche. Ya ha sido solventado. Gracias.

Publicar un comentario en la entrada


Translate to your language
| | | | | | | | |

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hosted Desktops