miércoles, 5 de septiembre de 2012

Merecido pero no acertado


Merecido pero no acertado. Así considero el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes fallado en favor de Iker Casillas y Xavi Hernández, en representación de la selección española de fútbol. Antítesis de sensaciones con un porqué. Merecido por un palmarés ya histórico en el deporte mundial. Desacertado por lo inoportuno del momento. El veredicto del Jurado da, por once votos a siete, de lado al Comité Paralímpico Internacional. Adiós a una ocasión magnífica, quizá la mejor, de hacer justicia a un colectivo necesitado de atención mediática.

Más allá de la anécdota de abrir el galardón extramuros de los Juegos en año Olímpico-Paralímpico, se cierra otra puerta hacia la normalización del deporte adaptado. La candidatura propuesta del Comité Paralímpico Internacional servía de puesta en valor a un modelo de competición apenas conocido y reconocido. Falta por dar el último apoyo. Si cabe, la decisión se agrava por comunicarse durante unos Juegos modélicos y absolutamente apasionantes a nivel de competición, ambiente y organización. Difícilmente mejorables, en resumen.

Quienes defendemos el homenaje paralímpico no defendemos, en ningún caso, el premiar la pena. Ese sentimiento tan poco igualitario de mirar con ojos de lástima a la pantalla. Antes de planteárselo pregunten a cada atleta qué se consideran. Dirán deportistas. Obviada la pena como argumento válido, la justificación viene en el acicate vital que el deporte supone a millones de personas discapacitadas. El lema "citius, altius, fortius" pocas veces representa mejor el sentimiento de superación que en los paralímpicos.

A Londres 2012 le quedan cinco días. Entonces, ya sí, se apagará la llama. El movimiento olímpico, de nuevo al fondo de las atenciones mediáticas. El paralímpico, aún peor: a pelear una columna de la última página con la quiniela hípica. Culpa de todos y me incluyo, por no demandar/publicitar tanto cuanto deberíamos este deporte. Por ello el Premio Príncipe de Asturias se tornaba escenario inmejorable. Se pierde una oportunidad que, por desgracia, quizá no encontremos de nuevo a corto plazo. Dicho lo cual, felicidades a Iker y Xavi... los futbolistas, claro. De los regatistas, merecedores también -por qué no- de tal reconocimiento, hoy apenas nadie se acuerda.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada


Translate to your language
| | | | | | | | |

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hosted Desktops