lunes, 6 de agosto de 2012

Tres polémicas olímpicas

Fotografía: Oscar Pistorius en Londres 2012
Hacer de cada detalle un debate. Es la fuerza de los llamados "Juegos del Twitter", donde nada queda al aire. Aprovechando y aumentando esta fuerza, los medios de comunicación juegan con la controversia. Hábilmente logran canalizarla en su beneficio, generando corrientes de opinión. El problema reside en su intencionalidad, no siempre positiva. Dentro del amplio espectro de polémicas olímpicas alimentadas desde los medios, recojo tres especialmente propensas a la discusión. 

1) Salir a perder contra Brasil en baloncesto: Todo viene de la derrota de España contra Rusia. A fin de evitar un posible cruce con Estados Unidos en semifinales, se ha planteado la opción de no ganar a Brasil. La llamada prensa deportiva ha encendido este debate perverso sobre los beneficios de una potencial derrota. Particularmente veo inaceptable que una selección ejemplar como la española de baloncesto opte por perder. Siquiera que se manche su buen nombre, la honradez de los jugadores ha quedado demostrada torneo a torneo. Recordar que en sus filas está el merecido abanderado nacional: Pau Gasol. Saliendo al paso de las dudas, los miembros del equipo han manifestado total intención de ganar. Confianza en ellos...

...Confianza en ellos, no en los valores ético-deportivos de nuestra sociedad. En esa vergonzante encuesta del diario Marca ganó el sí a la derrota. El sí al comportamiento inaceptable en pos de una posible medalla. Posible porque evitar a Estados Unidos no regala ninguna certeza. De la misma manera que Rusia rasgó las vestiduras nacionales, Lituania o Francia podrían hacerlo. Un equipo de menor nivel como Gran Bretaña estuvo muy cerca de ganar a una España descentrada. Para los suspicaces ante posibles acuerdos, un caso previo: la voluntad anticompetitiva vista en el badminton femenino ha sido penada en Londres con la expulsión de sus implicadas. Que siga siendo así, no todo vale para subir al podio. España debe salir (y saldrá) a ganar a Brasil, y si ha de perder, resultado sorprendente pero no imposible, que sea compitiendo de igual a igual. 

2) El fin olímpico del fúbol: Del "seguro" y cantado oro, de hablar maravillas del once español pasamos al deseo del fin olímpico del fútbol. Se argumenta agotamiento de un modelo que, casualmente, nadie diagnosticó días antes. El acicate, una irrefutable eliminación en primera ronda. Consumada la sorpresa, desde la prensa se generó el debate sobre su desaparición como disciplina olímpica. No caben engaños, no hay interés real en la competición; se llama despecho futbolero

Cierto que el fútbol en los Juegos aparece en segunda línea. Sin la presencia de sus grandes figuras -cuestión que celebro-, el interés mediático es desplazado del deporte del balón. Muy buena noticia ya que por una vez se ofrece mayor difusión a otros deportes, cuestión tantas veces solicitada. Participo de la opinión de que el fútbol queda debilitado en este marco, resultados al margen. Pero, de haber ganado España una medalla ¿qué medio hubiera protestado sobre su agotamiento? La entrada en Río de Janeiro 2016 del rugby a siete y el golf puede ser su puntilla. 

3) Oscar Pistorius y su participación en los 400 metros. De entre los muchos triunfadores en Londres, uno de ellos es el atleta sudafricano. Hasta ahora paralímpico, Oscar ha conseguido participar en unos Juegos Olímpicos. Su caso no es el primero: antes logró el doblete su compatriota la nadadora Natalie Du Toit en Pekín 2008, como hará de nuevo en unos días. La polémica sobre Pistorius nace de las prótesis sustitutivas de sus piernas. Diversos estudios han demostrado una ventaja relativa del sudafricano frente a otros atletas, por la evidente falta de cansancio muscular. También se ha demostrado, por contra, una pérdida de apoyo y ritmo en los tramos de carrera en curva. 

Pero el enfrentamiento entre ventajas e inconvenientes obvia el aspecto más importante: el ejemplo de superación. La imagen de Oscar Pistorius olímpico es un acicate para muchas personas en su situación. Conseguir competir con los mejores pese a las circunstancias. Reconozco la polémica que hubiera rodeado una potencial medalla suya. No hay opción como se preveía;  Pistorius fue eliminado en semifinales (tras avanzar una ronda). Apenas sí importan las prestaciones, su sola presencia en Londres es un espaldarazo para nuevos deportistas. Su voluntad es un referente social y mediático en estos Juegos. Por ello yo celebro su presencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada


Translate to your language
| | | | | | | | |

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hosted Desktops